Unico. Auténtico

Un producto singular y sabroso

Se trata de un producto tan exquisito

que para la fabricación de un kilogramo de Queso de la Serena se necesita la producción de 15 ovejas, ya que de esta raza sólo se extraen 0.350 litros de leche diarios. La leche de oveja merina tiene un contenido mínimo de un 5% en proteínas y un 7% en materia grasa.

Marcado a fuego.

Con el propósito de evitar imitaciones y otorgar un elemento diferenciador, cada pieza de Queso de la Serena va identificada en su parte inferior por un sello de “marcado a fuego”. Este sello alimentario representa el logotipo de la Denominación de Origen Protegida y sólo lo llevan las piezas que han superado los controles del consejo regulador.

Este sello, unido a la etiqueta numerada del consejo regulador, garantiza al consumidor que el producto es un auténtico Queso de la Serena.

Tipos

A las piezas de pasta dura o semidura se les llama quesos, mientras que a las “atortadas”, que son blandas o semiblandas, se les denomina tortas. Hasta no hace muchos años, los queseros consideraban “averías” aquellas piezas que se agrietaban, presentaban un aspecto deforme y derramaban parte de su contenido. El trabajo realizado ha permitido que hoy en día, los Quesos de la Serena tengan un aspecto más uniforme y mejor aspecto sin perder la esencia de su acentuado sabor, lo que hace que sean reconocidas por los paladares más exigentes como un producto exclusivo.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola